Pobreza y educación

Cada año aumenta en las escuelas el número de niños que se encuentran en situación de riesgo. Se consideran en situación de riesgo todos aquellos niños susceptibles de fracasar en la escuela, e incluso más tarde en la vida, debido a hallarse en una situación que no les permite el acceso a los recursos y, por tanto, no pueden cubrir sus necesidades más básicas, tales como alimentación, vivienda o sanidad. Se trata de un problema que, hablando claro, las escuelas no están preparadas para afrontar.





Existen una serie de factores, relacionados todos ellos con la situación de pobreza, que aumentan las posibilidades de que el niño se encuentre en riesgo de fracaso escolar. Entre dichos factores cabe destacar la falta de vivienda, la movilidad, el abuso de sustancias peligrosas tales como el alcohol o las drogas, vivir en barrios peligrosos, el estar expuestos a experiencias inadecuadas, el desempleo de los padres o su bajo nivel educativo, así como también el hecho de que los progenitores sean demasiado jóvenes.

Para poder ayudar a los niños que se encuentran en tan difícil situación, es necesario que los maestros sean capaces de detectar el problema y, por supuesto, comprenderlo, buscando la manera de poner fin al mismo para que el niño pueda tener un desarrollo adecuado. Para conseguir tal objetivo, como es normal, es preciso asimismo que entre maestros y alumnos exista una relación afectuosa y sincera.

Algunos de los principales síntomas que puede detectar el maestro ante una situación de este tipo, además del atraso en el aprendizaje del niño, son diversos factores como la agresividad y la violencia, el aislamiento social, las faltas de asistencia a clase, el uso de sustancias e incluso un estado de depresión.

Frecuentemente, los niños en situación de pobreza son incapaces de interactuar con sus compañeros e incluso con el mismo profesorado. También suelen tener graves problemas para concentrarse y, generalmente, no se preparan para los exámenes ni suelen hacer las tareas en casa, lo cual se les hace difícil debido a las diversas y graves circunstancias que se viven en sus hogares.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar