Pobreza en Chile

Chile posee una de las economías más fuertes de América Latina, y, desde su vuelta a la democracia, ha tenido cada año, aunque de manera moderada, un crecimiento económico de su producto interior bruto.

Sin embargo, pese a ello, según estudios realizados, Chile es el país con mayores desigualdades económicas entre los 35 que forman parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Es decir, que entre dichos países Chile es el que tiene la riqueza peor distribuida y con más desigualdades.





El gobierno chileno, para medir la pobreza del país, utiliza la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional, más conocida como Encuesta Casen, que fue creada por el Ministerio de Desarrollo Social, del cual depende.

Como es de suponer, esta desigualdad económica del país chileno conlleva situaciones nada deseables, como la desigualdad en la educación e incluso la llamada “segregación residencial”, que va en aumento en algunas zonas del país, y que ha hecho posible la proliferación de las llamadas “poblaciones callampas”, que no son más que campamentos o asentamientos humanos de personas desfavorecidas que no tardan en convertirse en auténticos guetos.

Según recientes estudios llevados a cabo por la Fundación Sol, la pobreza en Chile es el doble de lo que dicen los datos oficiales. Según dichos estudios la pobreza en Chile se sitúa en un 26%, una cifra que difiere notablemente del 11’6% determinada por la Encuesta Casen.

La Fundación Sol es una institución sin afán de lucro que lleva a cabo investigaciones, asesorías y estudios sobre el mundo laboral chileno, cuyo objetivo es el de colaborar en el desarrollo de la sociedad de dicho país.

Otros datos que se desprenden del estudio de la Fundación Sol es el hecho de que los niveles de pobreza azotan de manera especial a dos sectores de la población: los mayores de 60 años, que se sitúan en un 30’7% de situación de pobreza, y las personas de pueblos originarios, que alcanzan el 37’1%, sector en el que se aprecia también una considerable desigualdad salarial.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar