Pobreza en América

La pobreza en América se concentra en el sur del continente. Por el momento, nos centramos en América Latina. Más adelante, ampliaremos contenidos sobre la pobreza en Estados Unidos y Canadá.

Pobreza en América Latina

Por países: México | Colombia | Guatemala | Chile | Honduras | Bolivia | Cuba | Puerto Rico | Haití | Paraguay | Perú | República Dominicana | Uruguay


América Latina es sin duda la zona del planeta en la que más desigualdades económicas existen. El problema de la pobreza en los países que forman parte de ella es considerable, y parece que no tiende a desaparecer.





Basta tener en consideración, para hacerse cargo de la difícil situación que en esta zona se vive, que tan sólo durante la década de los 80 la pobreza aumentó de manera considerable, pasando del 40’5% al 48’4%. Este dato, si lo traducimos en número de personas afectadas, significa que eran nada menos que 204 millones de personas las que se veían inmersas en situación de pobreza.

A pesar de que a partir del año 2012 parecía haberse estancado esta situación, en el año 2014 eran 168 millones de personas quienes vivían en riesgo de pobreza, a las cuales se tiene que añadir 70 millones más, éstos en situación de indigencia, que es la que sufren aquellas personas que carecen de los recursos más necesarios para sobrevivir.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que en América Latina existe, como hemos dicho, una enorme deigualdad entre los distintos países o zonas que forman parte de ella, debido a que la riqueza se encuentra pésimamente repartida, hasta el punto de que algunos de estos países son diez veces más ricos que el resto.

Entre las causas que provocan esta situación en América Latina podemos citar:

  • La precariedad laboral y los bajos salarios de los trabajadores.
  • La corrupción existente en la gestión pública, acompañada de la ausencia de políticas sociales que tengan el objetivo de paliar la situación.
  • La inflación, que hace que los precios suban.
  • Los latifundios, concentrados en pocas manos.
  • La deforestación, cuyas consecuencia más directa son las sequías.
  • La dependencia de los países industrializados.
  • La deuda interna.
  • El mal funcionamiento de los mercados internacionales.
Todos estos factores comportan graves consecuencias para el territorio, como son el hacinamiento, el analfabetismo, la desnutrición, la violencia, la baja esperanza de vida, el subempleo y, en definitiva, la marginación social.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar